Dani Trainer

RESISTENCIA A LOS ANTIBIÓTICOS: AMENAZA GLOBAL QUE DEBE PREOCUPARNOS Y ALTERNATIVAS NATURALES

resistencia-antibioticos

 “La resistencia a los antibióticos es hoy una de las mayores amenazas para la salud mundial, la seguridad alimentaria y el desarrollo.” Organización Mundial de la Salud (OMS)

Es época invernal  y las gripes, resfriados y compañía pasan a formar parte de nuestro día a día, ya sea sufriendo nosotros mismos la enfermedad o los que están a nuestro alrededor. Nuestras armas son las de cada año: abrigarnos con varias capas de ropa y consumir el fármaco/jarabe de turno.

Los antibióticos, en la actualidad, son fármacos utilizados para combatir las infecciones causadas por bacterias. Desde principios del siglo 20 son el principal tratamiento frente a todo tipo de infecciones, destacando en 1928 el descubrimiento de la penicilina (hongo con efectos antibacterianos) por Alexander Fleming.

No siempre hemos tenido antibióticos a nuestra disposición. El primer antibiótico utilizado en humanos para tratar infecciones fue la piocanasa, desarrollado por Rudolf Emmerich (1856–1914) y Oscar Löw (1844–1941).

Antes de ello, durante miles de años se han utilizado remedios naturales para combatir infecciones y enfermedades. Las civilizaciones antiguas usaban remedios como hierbas, miel e incluso algún valiente heces de animales. Pero el tratamiento más exitoso parece que era la aplicación en la piel de pan mohoso, remedio muy utilizado en grandes civilizaciones como Egipto, China, Grecia y Roma. (+ detalle)

medicina-tradicional

Durante miles de años, éstos han sido nuestros fármacos

Los beneficios que han provocado los antibióticos son innegables. Desde salvar vidas, permitir complicadas cirugías o tratar con éxito infecciones que pueden padecer pacientes con enfermedades como diabetes, enfermedad renal o aquellos que reciben quimioterapia (estudio), además de haber aumentado la esperanza de vida de muchas personas.

Pero todo este beneficio se está convirtiendo en un problema, debido en gran parte al abuso de fármacos. Ya en 1945, Alexander Fleming advertía: “el público exigirá antibióticos, lo que llevará a una época de abusos”. Y efectivamente, este abuso está derivando en bacterias resistentes a los antibióticos.

RESISTENCIA A LOS ANTIBIÓTICOS: UNA AMENAZA GLOBAL

En el ámbito científico la preocupación es cada vez mayor respecto a la resistencia a los antibióticos. A pesar de ser un tema generalmente desconocido y poco comentado en los medios, la amenaza es real. La organización mundial de la salud ya considera la resistencia a los antibióticos como la principal amenaza global a nivel de salud y seguridad alimentaria (+ detalle)

La resistencia a los antibióticos ocurre cuando las bacterias mutan en respuesta a los fármacos y la química de éstos deja de afectarlas. Este problema proviene principalmente del abuso de fármacos y la automedicación, es decir: consumimos pastillas en muchas situaciones en las que no las necesitamos.

 

campaña junta extremadura

Campaña de la Junta de Extremadura contra la automedicación

Las bacterias tienen una capacidad increíblemente aterradora de adaptarse a los fármacos. Cada vez son más hábiles para expulsar el antibiótico del cuerpo e incluso de construir defensas contra el medicamento.

Cuando consumimos un fármaco, especialmente que no necesitamos, estamos favoreciendo que estas bacterias se vuelvan más resistentes, además de estar perjudicando a nuestras bacterias buenas, lo cual dificulta aún más la acción del sistema inmune contra futuras infecciones.

¿Cómo se desarrolla la resistencia a los antibióticos?:

  1. Entre todas las bacterias que existen en el organismo, algunas son resistentes a los antibióticos.
  2. El fármaco mata a las bacterias, pero no a aquellas que lo resisten.
  3. Las bacterias resistentes tienen más espacio para multiplicarse.
  4. Bacterias que no se ven afectadas por el fármaco pasan su “habilidad” de resistir el medicamento a otras bacterias

proceso-resistencia-antibioticos

Si no se encuentra pronto una alternativa al tratamiento farmacológico y los gobiernos no resuelven el problema de la automedicación, puede llegar un punto en que se desarrollen bacterias para las que no haya un fármaco que las elimine, lo que derivará en una amenaza mundial.

Puede parecer un tema lejano o poco preocupante, pero sus efectos ya están teniendo lugar. En Europa alrededor de 33.000 personas mueren cada año debido a bacterias resistentes.

En España, según el Registro del Conjunto Mínimo Básico de Datos (CMBD), en el año 2016 murieron 2.956 personas por el mismo motivo. Además, el tratamiento de estas infecciones supone un coste añadido de 1.500 millones de euros anuales en la Unión Europea debido al gasto sanitario derivado.

Cada vez cuesta más tratar infecciones como neumonía, tuberculosis, gonorrea y salmonelosis debido a que los fármacos necesarios para su tratamiento están perdiendo efectividad.

Es preocupante la falta de presencia en los medios de comunicación del tema. En otras situaciones como la crisis del ébola había un seguimiento casi las 24 horas por parte de los medios de comunicación y conocíamos cada nueva víctima del virus al instante. Pero las vidas que se cobran las bacterias resistentes a los antibióticos parecen no conmover tanto.

Ocultarlo no va a hacer que el problema desaparezca (de hecho, quizá sea contraproducente). Es vital que la población conozca a qué nos exponemos y todos empecemos a tomar medidas dentro de nuestras posibilidades.

La resistencia a los antibióticos supone una amenaza para cualquier ser humano. Es un mito creer que el problema solo afecta a personas consumidoras de antibióticos, ya que cualquiera puede contraer una infección causada por una bacteria que resiste a los fármacos.

Si no se toman medidas de carácter urgente, se estima que en 30 años las bacterias resistentes a los antibióticos pueden causar hasta 10 millones de muertes en todo el mundo. (informe)

Tras contar la parte menos bonita del asunto, vamos con las soluciones para evitar la resistencia a los antibióticos:

No medicalices cualquier situación. No consumas un ibuprofeno porque tienes agujetas o resaca. Reserva los fármacos cuando sea estrictamente necesario (infecciones o enfermedades concretas) y siempre bajo prescripción médica.

Si padeces una gripe o resfriado tampoco necesitas pastillas. Los remedios naturales que veremos más adelante son igual de efectivos (o más) que el tratamiento farmacológico, además de no sólo no perjudicar sino favorecer las bacterias beneficiosas que viven en tu cuerpo.

Si has estado en contacto con una persona que padece una enfermedad infecciosa o trabajas en un hospital, es vital extremar las medidas de higiene ya que es en estos entornos donde más contagio se produce, bien entre paciente-profesional o entre los propios pacientes. Presta especial atención al lavado de manos.

Como explica el jefe de Enfermedades Infecciosas, Enrique Míguez: “esto no es solo una responsabilidad de los médicos, sino de quienes sufren una infección. Porque tomar mal o cuando no se debe los antibióticos acaba provocando que las bacterias aprendan y se hagan inmunes al arsenal terapéutico. Lo que yo haga con mi salud sí afecta a los demás.

SOCIEDAD MEDICALIZADA

Las autoridades y personal médico que preescribe fármacos también deben tomar medidas, ya que la incorrecta prescripción de fármacos contribuye a la resistencia de las bacterias. Estudios como éste demuestran que la elección del tratamiento y el fármaco además de la duración de la terapia con el antibiótico es incorrecta en 30 al 50% de los casos.

Además, se ha descubierto que entre el 30 y el 60% de los antibióticos recetados en unidades de cuidados intensivos son innecesarios o inapropiados.

El problema se acentúa cuando la industria farmacéutica muestra escaso o nulo interés en desarrollar nuevos antibióticos para combatir las bacterias resistentes debido al coste económico. De las 18 compañías farmacéuticas más poderosas, 15 han abandonado la investigación sobre antibióticos. (estudio)

Y este es el problema: la industria farmacéutica, casi en su totalidad, se mueve por rentabilidad económica, lo que muestra que en la mayoría de casos la salud de la población interesa muy poco. Como los antibióticos se usan durante períodos cortos y a menudo son curativos, no suponen un negocio rentable.

Es por ello que las farmacéuticas se enfocan en medicamentos que tratan enfermedades crónicas como diabetes, problemas digestivos, afecciones psiquiátricas, etc, creando fármacos de escasa efectividad que sean usados a largo plazo para maximizar la rentabilidad económica. Es triste, pero la enfermedad se ha convertido en un negocio.

industria-farmaceutica

En palabras del Premio Nobel de Medicina Richard J. Roberts, “los fármacos que curan no son rentables y por eso no son desarrollados por las farmacéuticas, que en cambio sí desarrollan medicamentos cronificadores que sean consumidos de forma constante y a largo plazo”

Por ello es vital tomar las riendas de nuestra salud, algo demasiado importante como para dejarlo en manos ajenas que puede que hagan negocio de ello.

LOS MEJORES ANTIBIÓTICOS NATURALES

Diversos problemas de salud pueden ser tratados con alimentos naturales, evitando así los comunes efectos secundarios de los fármacos y reduciendo la propagación de la resistencia a los antibióticos por parte de las bacterias. Aunque existen muchas opciones, algunas de ellas son:

⇒Ajo: el antibiótico natural por excelencia. Usado desde hace miles de años, tiene efectos como destruir radicales libres, reducir la presión arterial, combatir infecciones de la piel o proteger el corazón (estudio). Conviene consumirlo en ayunas para maximizar sus efectos. Yo lo tomo cortándolo en pequeños trozos como si fueran pastillas y tragando sin masticar con agua. Créeme que masticar un ajo crudo no es algo precisamente agradable.

⇒Miel: otro gran antibacteriano usado desde tiempos de Aristóteles. Efectiva para tratar problemas como heridas crónicas, quemaduras, úlceras e injertos de piel. (estudio)

⇒Jengibre: válido tanto para consumir como especia y condimento o comerlo fresco. Efectivo para tratar la gripe, tos, resfriado y dolor de garganta. (estudio)

⇒Orégano: hierba aromática y medicinal, que además de condimentar nuestros platos nos otorga diversos beneficios para la salud con efectos antisépticos y analgésicos. Además, el aceite de orégano posee propiedades antibacterianas. (estudio)

Esto son solo algunos ejemplos, pero hay muchos más: cebolla, echinacea, canela, cúrcuma… la naturaleza nos ofrece un arsenal terapéutico que debemos aprovechar.

CONCLUSIÓN

Evitar los problemas no hace que éstos desaparezcan y el caso de la resistencia a los antibióticos no es una excepción. Las bacterias resistentes amenazan los increíbles avances médicos y sanitarios logrados en las décadas anteriores.

Esta crisis refleja el mal uso de los fármacos a nivel mundial y la falta de interés de las compañías farmacéuticas en desarrollar nuevos fármacos al no percibir rentabilidad económica en ello. Lo único que nos queda mientras se buscan soluciones a gran escala es tomar conciencia del problema y colaborar dentro de nuestras posibilidades.

Hasta aquí el artículo de hoy, espero que os haya gustado y os haya sido útil, si es así, te agradecería que lo compartieras!

Cualquier duda que tengas, te leo en los comentarios ↓

 

Haz clic para valorar este contenido!
[Total: 2 Average: 5]

Comparte este artículo en redes!

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

4 comentarios en “RESISTENCIA A LOS ANTIBIÓTICOS: AMENAZA GLOBAL QUE DEBE PREOCUPARNOS Y ALTERNATIVAS NATURALES”

  1. He pasado por una situación donde me recetaban un antibiótico y luego otro diferente y no tenía mejora… Pasaba por las noches tosiendo mucho, con flemas y mucosidad, sin mejorar…, y era, como dices Dani en este artículo, que tendría resistencia a los antibióticos que tomaba.

    A mí me ayudó y fué mi solución, el tomar extracto de una planta que la citas al final, es la Equinacea. Su efecto no es inmediato, pero es excelente, «mano de santo» para prevenir y dar solución a problemas de este tipo, por lo que la he usado posteriormente también, de forma preventiva, antes de las fechas propicias a tener catarros…, teniendo en cuenta que el extracto de Equinacea, refuerza el sistema inmunitario.

    Utilizo casi a diario, tanto el jengibre como la cúrcuma, en la alimentación, siendo muy beneficiosas, tal como se citan, y de forma natural.

    • Gracias por contar tu caso Antonio! Seguro que le es útil a mucha gente. Diversas infecciones, como bien comentas, se pueden tratar con remedios naturales sin necesidad de recurrir a fármacos

  2. El Dr. Roberts no dijo tal cosa. En particular no dijo que las farmaceuticas desarrollen medicamentos que «cronifican las enfermedades». Si las farmaceuticas lo hacen o no, es otra historia, pero es malo citar a una figura importante con una afirmación que esa persona no hizo. Averígualo bien por favor.

Deja un comentario

Suscríbete gratis al blog dejando tu correo y recibe: