Dani Trainer

DIETA INFORMATIVA: PASAR MENOS TIEMPO VIENDO LA TV Y LAS REDES SOCIALES PARA SER MÁS FELICES

tv

“Encuentro la televisión muy educativa. Cada vez que alguien la enciende, me retiro a otra habitación y leo un libro.” Groucho Marx

Nos preocupa mucho nuestra alimentación, y que la comida que ingerimos y llega nuestro estómago sea de calidad, para tener una buena salud. Pero, ¿cuidamos la calidad de la información que llega a nuestro cerebro? ¿Conocemos su impacto real en nuestra salud? De ésto trata el artículo de hoy.

A pesar de vivir en la era de la información, vivimos más desinformados que nunca. Cada vez cuesta más cribar qué es cierto y qué es falso. Los medios de comunicación, que muchas veces con tal de ganar audiencia o favorecer intereses de terceros manipulan datos, información y noticias no ayudan en ésta labor. Como decía Ryszard Kapuściński, “cuando la información se convirtió en un negocio, la verdad dejó de ser importante”

Es evidente que vivimos en un mundo complejo. Que a diario ocurren injusticias y desgracias en todo el planeta. Pero en los últimos 20-30 años, los medios de comunicación han pasado de contar todo tipo de noticias (positivas y negativas) a centrarse casi exclusivamente en aquellas negativas, asesinatos, corrupción, violaciones, delincuencia…Ojo, no digo que esté mal saber de ciertos acontecimientos.

Pero el problema llega cuando las noticias se centran exclusivamente en desgracias, y no sólo eso, además utilizan sensacionalismo y dando un toque alarmista y emocional al impacto de éstas noticias, aunque el riesgo en el mundo real de los acontecimientos detallados sea muy bajo.

manipulacion-prensa

(enlace imagen)

Ver de forma constante noticias pesimistas distorsiona nuestra visión del mundo. Los psicólogos Amos Tversky y Daniel Kahneman llaman a este fenómeno “heurística de posibilidad”: las personas estiman la probabilidad de un evento según la frecuencia o facilidad con la que la información de ese evento llega a nuestra mente.

Un par de ejemplos muy explicativos de éste fenómeno:

  1. Cuando ocurre un accidente aéreo, los medios cubren la noticia durante días, entrevistan a los supervivientes o a sus familiares, repiten constantemente imágenes de los restos del avión o de su impacto…

La realidad es que de cada 10 millones de pasajeros aéreos al año, mueren 3,3 personas.

Sin embargo, de cada 10 millones de pasajeros en coche, mueren 12.410 personas al año.

A pesar de éstos datos, por lo general se tiene mucho más miedo a viajar en avión que a subirse a un coche, cuando lo segundo es infinitamente más peligroso que lo primero.

probabilidad_accidente_avion_coche

(enlace imagen)

  1. En Estados Unidos se hizo una encuesta para que las personas determinaran qué causaba más muertes: los tornados o el asma. Los encuestados coincidieron en su mayoría en que los tornados eran mucho más peligrosos. La realidad es que mientras los tornados provocan 50 muertes al año en América, el asma provoca más de 4.000.

Cuesta creer que el sensacionalismo de las noticias al informar sobre fenómenos metereológicos como es un tornado no tenga algo que ver en esta creencia. En las noticias tornados, no puede faltar el típico matrimonio que está en un coche parado, grabando el tornado con el móvil a 100 metros gritando varias veces y cada vez más fuerte:“¡oh my god!”

Si siempre que encendemos la televisión vemos peleas, asesinatos, robos, etc, la impresión que nos generan los medios es de que vivimos en un mundo terrible y que nada más salir a la calle te puede pasar de todo, pero la realidad es que el mundo real es mucho más benevolente y con muchas menos desgracias que lo que se vende en los medios de comunicación.

Éste giro sensacionalista de las noticias puede deberse a dos motivos:

  1. Al ser humano le impacta mucho más una noticia negativa que una positiva, y no sólo eso, somos un poco masocas y por lo general preferimos escuchar noticias negativas a noticias positivas como demuestra éste estudio de la Universidad de McGill en Canadá.
  2. Los programas de noticias (algunos de 24 H) tienen que competir con otros programas de entretenimiento en su mismo horario, por lo que enfatizar en noticias emocionalmente relevantes como guerras, pobreza, crimen, etc, es su estrategia en lugar de contar noticias positivas (que existen, aunque no lo parezca)

¿REALMENTE VIVIMOS EN UN MUNDO TAN TERRIBLE?

¿Cuántas veces que consultamos los medios de comunicación vemos noticias relacionadas con todos los avances positivos en los últimos dos siglos? Los cuales no han sido pocos:

  • Reducción de la pobreza: como explica Roser, “Hay 130.000 personas menos en situación de pobreza extrema que ayer”. Podríamos haber titulado así cada día desde 1990.
  • Alfabetización: en 1820, sólo un 10% de la población sabía leer y escribir. Este porcentaje llega actualmente a un 85% a nivel mundial.
  • Salud: hace 200 años, el 43% de los niños fallecía antes de los 5 años. Este dato se ha reducido a un 3,9%, y seguirá disminuyendo.
  • Libertades: aunque en este ámbito queda trabajo por hacer, en los últimos siglos los sistemas autoritarios se han reducido en todo el mundo.
  • Población: entre los años 1900 y 2000 pasamos de 1500 a 6100 millones de personas, y contra todo pronóstico, el mundo no se terminó. Muchos pensaban que la superpoblación iba a destruir el planeta, pero aquí estamos, algo apretados pero seguimos vivos.

avances_ultimos_200años

Pero no, el mundo es muerte, destrucción, plagas, guerras y jinetes del apocalipsis. Sin duda tenemos muchas cosas que mejorar, pero oye, no lo estamos haciendo tan mal como nos quieren hacer creer.

IMPACTO DE LAS NOTICIAS NEGATIVAS EN NUESTRA SALUD

Ver las noticias aumenta la tristeza, ansiedad y provoca una tendencia a catastrofizar una preocupación personal. (estudio)

En éste experimento se analizaron los efectos negativos sobre la salud de los boletines de noticias. Se elaboraron 3 boletines de noticias distintos:

  • Uno hecho en su totalidad con noticias negativas.
  • Otro formado por noticias positivas, como personas que ganaron la lotería o se recuperaron de una enfermedad grave.
  • Un tercer boletín, con noticias emocionalmente neutrales.

Estos 3 boletines se mostraron a tres grupos diferentes de personas. Aquellas personas que vieron el boletín de noticias negativas reportaron mayor ansiedad y tristeza después de ver ese boletín que aquellas personas que visualizaron las noticias positivas o neutras.

Como explica Susanne Babbel, psicoterapeuta especializada en recuperación de traumas:

“Cada vez que experimentamos o escuchamos sobre un evento traumático, entramos en modo de estrés. Podríamos adormecernos o tener una respuesta de miedo hiperactiva a la amenaza percibida. Nuestra fisiología se desencadena para liberar hormonas del estrés como el cortisol y la adrenalina”. (artículo)

Es decir, al estar expuestos constantemente a noticias negativas, puede llegar un punto en el que nuestro cerebro perciba que esa noticia nos está ocurriendo a nosotros mismos.

REDES SOCIALES, OTRA FUENTE DE INFELICIDAD

Las redes sociales tienen una parte positiva, que es la de conectarnos con cualquier persona del mundo, compartir contenidos, conocer gente, fotos de gatos… pero también tiene su cara negativa. Existen informes que muestran que el tiempo de media en redes sociales es ya de 5 horas al día (y subiendo). Dentro de poco viviremos más tiempo en el móvil que en el mundo real.

Múltiples estudios como éste, éste,éste han relacionado el abuso de redes sociales con la disminución del estado de ánimo, la sensación de bienestar y la satisfacción con la vida.

redes_sociales_depresión

Como concluyen estos estudios, la aparición en redes sociales de personas idealizadas y exitosas provocan envidia y la creencia distorsionada de que otros llevan vidas más felices o más exitosas que nosotros. La realidad es que en las redes sociales normalmente sólo se comparten momentos de felicidad o exitosos, y no los posibles momentos difíciles, tristes o fracasos que le suceden a esa misma persona.

Como destaca uno de los estudios: “donde queremos ser cautelosos (…) es cuando el sonido de una voz o una taza de café con un amigo se reemplaza con un “me gusta” en una publicación”. Personas que pasan mucho tiempo en redes sociales tienen la sensación constante de que “ellos son más felices que yo y tienen una vida mucho mejor que la mía”

Además, comer mientras vemos la televisión provoca que comamos más, que consumamos más comida basura y que estemos menos saciados, contribuyendo así a desarrollar problemas como sobrepeso u obesidad. (artículo)

Tampoco es un crimen ver la televisión comiendo, pero mejor evitarlo. Apaga la tele, júntate para comer y conversar con familiares o amigos. Mejorará tu salud física y emocional.

CONCLUSIÓN: PASA MENOS TIEMPO VIENDO LA TV Y EN REDES SOCIALES

No se trata de no volver a ver nunca la televisión o pasar tiempo en redes sociales. Pero tenemos que entender que estar 24 horas informados sobre las desgracias del mundo no nos aporta nada positivo. Esa ansiedad que nos generan las malas noticias no tiene ningún fundamento, ya que el 99,99% de ellas no dependen de nosotros o no suceden por nuestra culpa. Así que evita ver las noticias, te darás cuenta de que tu vida seguirá igual o, probablemente, mejor.

En cuanto a las redes sociales, conviene limitar el tiempo que pasamos en ellas, y dejar de fijarnos tanto en todos esos perfiles artificiales que se ven por Instagram y demás, y tratar de centrarnos más en nosotros mismos y mejorar.

Si tienes tentación de mirar el móvil, apágalo o déjalo en otra habitación para no tenerlo a tu alcance. Así evitarás la tentación de consultarlo, además de mejorar tu productividad en otras tareas.

También existen apps como Offtime, Forest o Freedom que sirven para controlar el tiempo que pasamos en redes sociales. Son herramientas útiles en el proceso de desengancharse.

Hasta aquí el artículo de hoy, espero que os haya gustado y os haya sido útil, si es así, te agradecería que lo compartieras 🙂

Cualquier duda que tengas, te leo en los comentarios ↓

Haz clic para valorar este contenido!
[Total: 1 Average: 5]

Comparte este artículo en redes!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja un comentario

Suscríbete gratis al blog dejando tu correo y recibe: