Dani Trainer

CAUSAS MAL ALIENTO: ¿QUÉ HAY DETRÁS? Y SOLUCIONES

Aunque en este artículo nos enfocaremos en la halitosis ya que es un problema más complejo, también analizamos el porqué del olor en axilas y posibles soluciones.

Aunque todos hemos conocido a alguien con mal olor en aliento o axilas (o nosotros mismos lo hemos tenido en algún momento) es un tema tabú a nivel social pero que puede darnos información acerca de determinados problemas.

Pero como siempre, porque sea tabú y no le hagamos caso a un problema no significa que éste vaya a desaparecer. Al contrario, a veces evitar un problema no hace más que potenciarlo.

Como suele ser común, tanto si existe mal olor corporal o en la boca, lo parcheamos con perfumes, desodorantes, enjuagues dentales y demás, sin ir a la causa del problema que es lo más efectivo.

Además, en el caso de la halitosis, el ser humano no es capaz de detectar su propio mal olor oral y es raro que alguien de su entorno le avise del problema, por lo que éste a menudo se queda sin solucionarse.

Para los pacientes que padecen mal olor esto supone un daño emocional importante, causando vergüenza y afectando su comunicación social o laboral, perjudicando su vida. Los daños que pueden causar estos problemas están subestimados, de nuevo debido a que es un tema tabú.

ORIGEN DEL MAL ALIENTO

En casi el 85% de los casos de halitosis el origen se encuentra en la boca. (estudio)

El principal motivo es la degradación microbiana en la cavidad oral que genera compuestos como azufre o sulfuro de hidrógeno. Los microorganismos responsables de la halitosis (mal aliento) están involucrados en la periodontitis (infección de las encías) por lo que es fundamental acudir al dentista para atajar el problema.

Una evaluación clínica del mal olor en 2.000 pacientes en Bélgica mostró que el 76% de estos pacientes tenían patologías orales: recubrimiento de la lengua (43%), gingivitis / periodontitis (11%) o una combinación de ambos (18%) (estudio)

No siempre la halitosis proviene de la periodontitis. Personas con encías sanas pueden padecer halitosis provocada por una acumulación de sustancias en el dorso de la lengua como alimentos, bacterias, leucocitos o células epiteliales.

dorso-lengua

Dorso de la lengua

De hecho, este recubrimiento de la lengua es la causa más común de mal aliento. El dorso de la lengua, que es irregular y tiene una superficie de 25 cm cuadrados, es un nicho ideal para las bacterias orales.

Por la mañana es común que debido a la producción reducida de saliva durante la noche la putrefacción aumentará, causando el típico aliento poco agradable propio de cuando nos acabamos de despertar. Esta es una forma no patológica de halitosis que no nos debe preocupar, ya que con un poco de enjuague/cepillado el problema desaparecerá.

Junto al recubrimiento de la lengua, la gingivitis (inflamación de las encías) y periodontitis son las causas más comunes de halitosis, siendo problemas multifactoriales causados por infecciones bacterianas, favorecidas por:

  • Desnutrición
  • Estrés
  • Falta de higiene bucal
  • Tabaquismo
  • Enfermedades sistémicas

Es trascendental revisar estos apartados además de recurrir a los tratamientos tradicionales para la halitosis.

Otras causas del mal olor pueden ser el goteo postnasal, la sinusitis o patologías pulmonares.

CUANDO EL ORIGEN ESTÁ FUERA DE LA BOCA

Aunque en un número menor de casos, la causa de un mal aliento puede estar en el aparato digestivo. Infecciones de bacterias como la Helicobacter Pylori pueden causar úlceras que a su vez estén detrás de la halitosis. También existe una relación entre esta bacteria y la periodontitis, lo que cierra el círculo en torno el mal aliento.

Se ha informado de que desórdenes metabólicos como insuficiencia renal, cirrosis hepática y diabetes pueden favorecer la aparición del mal olor oral, por ello es vital consultar al médico.

Esto nos indica que frente a la halitosis el enfoque debe ser multidisciplinar y en algunos casos no será suficiente con visitar al dentista.

SOLUCIONES A LA HALITOSIS

Mala higiene bucal, placa dental, caries dental y tanto acumulación como putrefacción de restos de comida y las dentaduras acrílicas sucias (que se usan de noche o que no se limpian regularmente) contribuyen al mal aliento, por lo que un primer paso es mantener la higiene en este sentido.

El recubrimiento de la lengua también es un causante común de la halitosis y no es fácil de quitar. El raspado diario o el cepillado de la lengua pueden ayudar a reducir los sustratos para la putrefacción.

Eso sí, cuidado con enjuages bucales muy agresivos que puedan dañar las papilas gustativas. Consulta con tu dentista.

Además, la limpieza de la lengua mejora la sensación de sabor. (estudio)

La limpieza de la lengua en el hogar se puede realizar con un cepillo de dientes regular, pero se recomienda un raspador de lengua específico. Un cepillo es menos agresivo en los tejidos blandos.

Dado que la mayor cantidad de recubrimiento se encuentra en la parte dorsal de la superficie de la lengua, se recomienda una limpieza lo más posterior posible. Para evitar el vómito, aconsejan los expertos sacar la lengua al raspar.

El enjuague es una práctica común en el enfoque del mal olor oral. Además de los clásicos colutorios que en determinadas ocasiones poseen más sustancias químicas y tóxicas de la cuenta, existen alternativas naturales libres de efectos secundarios.

Un simple enjuage con agua al despertarnos ya puede mejorar mucho el mal aliento mañanero. Existen técnicas que han demostrado efectividad como el oil pulling, útil para tratar gingivitis, caries y mal aliento.

enjuage

El oil pulling es un remedio popular con origen en la antigua India. Debido a la aparición de efectos secundarios en los fármacos y tratamientos modernos, este remedio cada vez tiene más fama en occidente.

Consiste en enjuagarse los dientes en ayunas con aceite de coco o de oliva durante 5-10 minutos y después tirarlo (aunque hay quien lo traga, pero no es lo recomendable ya que el aceite contiene bacterias y toxinas tras el enjuage)

Se puede realizar hasta 3 veces al día antes de las comidas, con el estómago vacío.

Está contraindicado para niños menores de 5 años debido al riesgo de aspiración.

Además de ser un remedio tradicional, estudios como éste han demostrado su eficacia.

Determinados fármacos también pueden promover la halitosis ya que favorecen mayor sequedad en la boca, como antidepresivos, antipsicóticos, narcóticos, descongestionantes o antihistamínicos. (estudio)

OTRAS SOLUCIONES A LA HALITOSIS

Productos como los chicles solo tienen un efecto de enmascaramiento a corto plazo. Principalmente, aumentan la producción de saliva, reteniendo así componentes de azufre más solubles durante un corto período de tiempo, por lo que no deben ser la principal solución al problema.

Los probióticos pueden tener su papel en el tratamiento y prevención de malos olores. Existen estudios donde se reemplazan bacterias responsables de la halitosis con probióticos como Streptococcus salivarius (K 12 ), Lactobacillus salivarius o Weissella cibaria.

El objetivo es evitar el restablecimiento de bacterias no deseables y limitar la reaparición del mal olor oral durante un período prolongado. Varios estudios concluyen que determinadas cepas de bacterias beneficiosas pueden tener una aplicación potencial como complemento para la prevención y el tratamiento de la halitosis.

MAL OLOR EN AXILA: ORIGEN Y PROPUESTAS PARA REDUCIRLO

La piel axilar a menudo concentra un olor más fuerte que otras zonas del cuerpo debido a que posee una densa serie de glándulas. Además, es una zona frecuentada por una gran población de bacterias.

Esas glándulas de la piel secretan moléculas y sudor necesarios para regular la temperatura corporal, que en un inicio son inoloras, pero la acción de las bacterias confiere a estos compuestos un olor que a veces resulta desagradable.

Esto también es favorecido porque el pelo que crece en la zona de la axila proporciona un ambiente húmedo que crea el entorno perfecto para el desarrollo de bacterias.

El mal olor en la zona del sobaco puede deberse a una mala higiene pero también a una afección médica subyacente que necesite ser tratada. Los malos hábitos también tienen mucho que decir.

Los desodorantes, geles y otros productos bloquean temporalmente los poros que liberan el sudor pero el problema seguirá estando ahí, y no es lo ideal para la piel ni para nuestra salud vivir utilizando constantemente estos productos cargados de compuestos químicos que en algunos casos, pueden pasar a la sangre penetrando la piel.

Algunas estrategias para reducir y eliminar el olor en axilas son:

-Usar telas holgadas y transpirables (algodón, lino…)

-Depilarse la zona del sobaco puede reducir significativamente el mal olor.

-Mantén el estrés a raya, ya que un exceso puede hacer que las glándulas sudoríparas generen más sudor.

-Elimina de la dieta al menos de forma temporal alimentos picantes, café y alcohol.

-Aplicar vinagre de manzana o bicarbonato de sodio mezclado con un poco de agua en tu axila para contrarrestar a las bacterias que causan el mal olor, 2 veces al día.

-Reducir los vegetales crucíferos. Aunque saludables, alimentos como brócoli, coles de Bruselas y el resto de crucíferas contienen azufre, compuesto que puede ser utilizado por las bacterias causantes del olor desagradable.

Hasta aquí el artículo de hoy, si te ha gustado te agradecería que lo compartieras 🙂

Cualquier duda que tengas te leo en los comentarios ↓

Haz clic para valorar este contenido!
[Total: 2 Average: 5]

Comparte este artículo en redes!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

2 comentarios en “CAUSAS MAL ALIENTO: ¿QUÉ HAY DETRÁS? Y SOLUCIONES”

  1. Lo del bicarbonato en la axila como que no lo veo, he escuchado a muchos dermatólogos contraindicar esa práctica. Hay algún estudio al respecto a favor del bicarbonato?

Deja un comentario

Suscríbete gratis al blog dejando tu correo y recibe: