Dani Trainer

GUÍA PARA ELEGIR EL MEJOR PROBIÓTICO, BENEFICIOS Y CONTRAINDICACIONES

guia-elegir-mejor-probiotico

Tras el anterior artículo donde hablábamos del eje intestino-cerebro y su relevancia, hoy es el turno de los prebióticos y comentar algunos suplementos para encontrar el mejor probiótico del mercado.

Cada vez se habla más de probióticos y prebióticos y como sucede en casi cualquier tema que se populariza, la información comienza a perder veracidad y surgen opiniones de todo tipo. Por un lado, los defensores de consumir tanto prebióticos como probióticos a diestro y siniestro, defendiendo su ingesta para cualquier persona y situación. Otros hablan de que consumirlos puede producir más daños que beneficios.

El término probiótico se deriva de la preposición latina “pro”, que significa “para” y la palabra griega “biótico” que significa “vida”.

Aunque nos han acompañado durante toda nuestra existencia, la terapia con probióticos se descubrió hace poco más de un siglo. En 1908, el Premio Nobel Elie Metchnikoff sugirió que era posible modificar la microbiota de nuestro organismo y reemplazar los microbios dañinos por otros saludables. Demostró que el consumo de bacterias vivas procedente del yogurt o leche fermentada mejoraba características biológicas del intestino.

Es importante diferenciar cada cosa. Los probióticos son microorganismos vivos que cuando se administran en cantidades adecuadas confieren un beneficio para la salud del huésped y se comercializan como suplementos, aditivos alimentarios o se encuentran de forma natural en productos fermentados.

Los prebióticos son ingredientes no digeribles por humanos, pero se quedan en la flora intestinal sirviendo de alimento para las bacterias intestinales.

En resumen: probióticos son microorganismos en sí (como lactobacillus) y los prebióticos son alimento para esas bacterias (como oligofructosa, presente en alimentos). Ambos pueden favorecer la salud del organismo pero hay bastante letra pequeña que debemos tener en cuenta.

Un tercer protagonista que ya se está empezando a comercializar es una mezcla entre probióticos y prebióticos: los simbióticos, bacterias probióticas mezcladas con fibras prebióticas para mantener su crecimiento y actividad, potenciando sus beneficios.

Probióticos y prebióticos se pueden obtener mediante alimentos naturales, alimentos fortificados con los mismos o suplementación. Más adelante hablaremos de los suplementos, de momento nos quedaremos con los alimentos ricos en estas bacterias, que son:

-Yogurt: de las mejores fuentes de probióticos.

-Kéfir: bebida procedente de la fermentación de la leche, aunque puede ser de agua también.

-Tempeh y natto: hechos con soja fermentada.

-Kombucha: té negro o verde fermentado.

-Algunos tipos de queso como gouda, cheddar o cottage que debido a su elaboración poseen más bacterias.

En cuanto a los alimentos ricos en prébioticos destacan las verduras ricas en fibra fermentable: puerro, cebolla, espárrago, ajo, diente de léon y frutas como plátano o manzana.

Eso sí, estos alimentos comentados no deben causarnos problemas digestivos, ya que hay personas más sensibles a la composición de los mismos. Si algún alimento altera la salud intestinal lo mejor es probar diferentes métodos de cocinado o directamente, eliminarlo de la dieta al menos de forma temporal.

BUSCANDO EL MEJOR PROBIÓTICO DEL MERCADO

Atendiendo a las características que señalan los estudios para elegir un probiótico (que te comento en el siguiente apartado) aquí tienes los 5 mejores probióticos del mercado. Recuerda revisar el apartado final “contraindicaciones de los probióticos” por si en tu caso es mejor no consumirlo.

Yo te doy estas opciones, pero con lo que te comento en los siguientes apartados puedes elegir el suplemento tú mismo:

*Unidades Formadoras de Colonia=dosis de microorganismos probióticos que contiene cada dosis, UFC.

Probiolac

Posee 30 mil millones de Unidades Formadores de Colonias y 15 cepas de lactobacilus y bifidobacterium. El más vendido hasta la fecha.

probiolac

Ver en Amazon

Probiótico Pure Cultures

Incluye las mismas cepas que el anterior pero es una opción más económica, ya que contiene 180 cápsulas por envase, eso sí, por contrapartida cada cápsula tiene menos Unidades Formadoras de Colonias (2 mil millones).

probiotico-pure-cultures

Ver en Amazon

Nutravita Bioculture Complex

Posee los certificados GMP (normas de correcta fabricación) y libre de OGM (organismos modificados genéticamente), además de 40 mil millones de Unidades Formadoras de Colonias y 15 cepas de bacterias, sin duda uno de los probióticos de mayor calidad.

nutravita-bioculture-complex

Ver en Amazon

Nutrizing Multibiotic

La cualidad de este suplemento es que a diferencia de los anteriores, incluye cepas de la bacteria Streptococcus (además de Lactobacilos y Bífidobacterias). También posee prebióticos que potencian el beneficio de estas bacterias.

nutrizing-multibiotics

Ver en Amazon

Optibac Live Cultures

El probiótico del mercado con más cepas que he encontrado ya que contiene 5 diferentes, incluida la cepa Lactobacillus Acidophilus NCFM que no se suele encontrar en estos suplementos.

Eso sí, el plus de calidad se refleja en el precio, siendo menos económico.

optibac-live-cultures

Ver en Amazon

CÓMO ELEGIR UN SUPLEMENTO PROBIÓTICO: CEPAS Y DOSIS

Los probióticos no poseen un mismo origen y según la cantidad de ellos y las cepas seleccionadas, otorgarán unos beneficios u otros. Las 2 cepas de probióticos más estudiadas tanto en animales como en humanos son Lactobacillus y Bifidobacterium. Obtendremos estas cepas de alimentos fermentados pero si adquirimos un suplemento probiótico, no pueden faltar cepas de estas 2 bacterias.

Los suplementos probióticos tienen que cumplir una serie de características (todas ellas debe indicarlas el fabricante):

-Ser de cuarta generación.

-Ser de origen humano.

-Resistir los ácidos del estómago.

-Contener al menos 108 (100.000.000, cien millones) Unidades Formadoras de Colonias (dosis de microorganismos probióticos que contiene, UFC).

-Contener al menos 8 cepas diferentes, aunque en determinados individuos más cepas no significa mayor efectividad y probióticos con una sola cepa en lugar de un mix pueden ser más efectivas.

Por ejemplo, en este estudio se concluyó que para prevenir la enterocolitis necrotizante una cepa era más efectiva que una mezcla de cepas. Sin embargo, para erradicar la bacteria Helicobacter Pylori otorgó mejores resultados un mix de cepas.

Es por esto que resulta muy complicado peescribir probióticos de forma individualizada debido a que existen demasiadas interacciones y combinaciones que influyen en los resultados.

Incluso los investigadores detallan que podría haber diferencias en cómo responden hombres y mujeres a los probióticos, pero aún queda por investigar. Lo que sí podemos hacer es analizar aquellas cepas más seguras y estudiadas que han demostrado beneficios en humanos, aunque no sea una prescripción individualizada.

mejor-probiotico

Esta tabla es para consultar si queréis al adquirir un suplemento probiótico, no es necesario (ni fácil) quedarse con los nombres.

Como referencia, estas son las cantidades adecuadas de algunas de las cepas más estudiadas:

Cepa                               Dosis

Lactobacillus       1 × 109 – 10 × 1010 UFC

Bifidobacteria      7 × 107 –9,5 × 109 UFC

Estreptococo        5 × 109 –4.5 × 1010 UFC

Bacilo                5 × 108 – 5 × 109 UFC

Varias cepas           2 × 109 –4.5 × 1010 UFC

¿Cuánto y cuándo consumo el probiótico?

Algunos fabricantes recomiendan 15 minutos antes de las comidas, otros acompañándolos con alimentos… Lo más importante parece que es ser constante en su consumo, independientemente de cuándo lo hagas pero intentando consumirlo siempre a la misma hora. Eso sí, cada cierto tiempo realiza unas semanas de descanso del suplemento y ve comprobando la evolución de tu salud digestiva y general.

Como hemos comentado al principio, puede ser buena idea consumirlo con alimentos ricos en prebióticos o con alimentos fermentados que mejoren los efectos del probiótico.

En cuanto a la cantidad, la que indique el fabricante en el envase, teniendo las referencias comentadas.

¿QUIÉN SE PUEDE BENEFICIAR DE LOS PROBIÓTICOS?

La lista de funciones de las bacterias que forman nuesta flora intestinal y microbioma son extensísimas, algunas tan básicas como digerir alimentos, producir vitaminas, ácidos grasos o moléculas esenciales que actúan como neutotransmisores, además de eliminar células peligrosas.

Debemos tener en cuenta también que aproximadamente el 70% de nuestro sistema inmune se encuentra en el intestino, por lo que una buena salud digestiva nos protege de cualquier enfermedad e infección. Los probióticos favorecen el desarrollo de glóbulos blancos, inmunoglobulinas (proteínas antimicrobianas) y células natural killer, que se enfrenten tanto al virus más básico como a las células cancerígenas.

El ejército de bacterias que vive en nuestra flora intestinal se pelea contra todo agente tóxico externo. Demos buenas armas a nuestros soldados

Por lo tanto, cualquier persona sana puede beneficiarse de su consumo, aunque si no se padece ningún problema de salud, puede ser un gasto prescindible y recurrir a los alimentos ricos en prebióticos ya comentados

La investigación se encamina hacia la parte terapéutica. Como detalla este informe, los beneficios en diferentes patologías ya demostrados de los probióticos son los siguientes:

*Consulta a tu médico antes de iniciar la suplementación con alguna patología.

-Diarrea en distintas situaciones: provocada por antibióticos o un cáncer, la famosa “diarrea del viajero” (ocurre cuando nuestro cuerpo se expone a bacterias y microorganismos con los que no está familiarizado). En el caso de la diarrea provocada por antibióticos, se recomienda consumir al menos 5×109 UFC durante la terapia con antibióticos y entre 5-7 días más una vez terminado el tratamiento con el fármaco.

En niños, la diarrea es una de las afecciones más comunes y en países poco desarrollados supone la segunda causa de muerte entre niños, debido a las condiciones de higiene. El uso de probióticos es una medida efectiva y más segura que los antibióticos, sin embargo, en países desarrollados el uso de probióticos en niños que padecen diarrea no tiene efectos significativos (estudio)

-Síndrome intestino irritable, aunque no se sabe con exactitud qué cepas son las más efectivas.

-Enfermedad inflamatoria intestinal, sobre todo la colitis ulcerosa y enfermedad de Crohn.

-Cólico infantil, concretamente la cepa Lactobacillus reuteri DSM 17938.

-Aunque no hay mucho investigado, los probióticos pueden reducir la incidencia de caries dental y problemas de encías (periodontitits). Recordemos que en la boca existe un ecosistema bacteriano muy importante.

-Probióticos combinados con antibióticos son una terapia efectiva y segura para erradicar la bacteria Helicobacter Pylori (estudio)

-Alergias: rinitis, asma o dermatitis atópica, aunque no está claro que cepas y dosis son las más adecuadas.

-Otras condiciones: acné, encefalopatía, infecciones respiratorias y del tracto unirario…

Además, una microbiota alterada se ha asociado con la obesidad, síndrome metabólico, esteatohepatitis no alcohólica, aterosclerosis, diabetes tipo 1, autismo y enfermedad celíaca (estudio). En estas situaciones los probióticos pueden ser de ayuda, aunque como ya hemos comentado todavía no se sabe qué cepas y dosis son las óptimas en cada enfermedad.

De todas formas, el potencial terapéutico y preventivo de tener una flora intestinal saludable es enorme ya que podemos evitar diversas afecciones y patologías teniendo en cuenta que el riesgo de su consumo es muy bajo, salvo casos excepcionales que luego comentaremos.

CÓMO MEJORAR NUESTRA SALUD INTESTINAL

No debemos caer en el error de llevar malos hábitos y dejar nuestra salud digestiva en manos de un suplemento porque, aunque es lo más cómodo, no funciona y perjudicaremos tanto nuestra salud como nuestro bolsillo. Si decides consumir un suplemento probiótico perfecto, pero no te olvides de estos hábitos:

-Consume probióticos a través de la dieta, principalmente con productos fermentados ya comentados o en forma de suplemento y prebióticos como oligofructosa, inulina, lactulosa, galacto-oligosacáridos (GOS) presentes en fruta y verdura entre otros alimentos.

-El ejercicio es un potente factor para una buena salud digestiva, ya que:

    • Enriquece la diversidad microbiana.
    • Fortalece la barrera intestinal (frontera para que no entren agentes externos dañinos al intestino)
    • Estimula bacterias que producen sustancias para protegernos de enfermedades gastrointestinales. (estudio)

-Elimina tabaco, alcohol y otras drogas, reducir estrés y evitar al máximo el consumo de comida basura en nuestra dieta. (estudio)

-Profundizando en la alimentación, la proteína parece que modula la microbiota de forma positiva, al igual que la fibra procedente de los hidratos de carbono que sirve de alimento para las bacterias del intestino. Sobre las grasas no hay demasiado estudiado, pero evitar todas aquellas refinadas y proinflamatorias.

-La mayoría de aditivos alimentarios son inofensivos para el organismo pero algunas personas deben vigilar su consumo, ya que pueden ser sensibles a ellos y ver su salud digestiva afectada con sustancias como sorbato de potasio y el benzoato de sodio o emulsionantes, como la hidroximetilcelulosa y el polisorbato 80. Lo mismo ocurre con algunos edulcorantes y polialcoholes.

CONTRAINDICACIONES DE LOS PROBIÓTICOS

Cada vez conocemos más acerca de estos suplementos y por lo tanto, cada vez son más seguros. En este estudio se administró a los participantes dosis de 25 billones de Unidades Formadores de Colonias y no mostraron efectos adversos.

Pese a todos los beneficios de los probióticos, para determinadas poblaciones existe un riesgo en consumirlos. Grupos vulnerables como ancianos, enfermos críticos y personas con inmunosupresión pueden tener complicaciones al ingerir probióticos.

Aún queda mucha investigación por delante para que los probióticos pasen a formar parte del tratamiento clínico, ya que debido a la cantidad de cepas existentes y cómo interacciona cada una con el organismo de cada individuo, aún no existe la seguridad absoluta en estos suplementos.

En individuos sanos los probióticos rara vez causarán problemas, sin embargo, personas con patologías deben consultar a su médico antes de iniciar su consumo.

Hasta aquí el artículo de hoy, espero que os haya gustado y os haya sido útil, si es así, te agradecería que lo compartieras ?

Cualquier duda que tengas, te leo en los comentarios ↓

Haz clic para valorar este contenido!
[Total: 5 Average: 5]

Comparte este artículo en redes!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja un comentario

Suscríbete gratis al blog dejando tu correo y recibe: